Horario de consulta:

Lunes, miércoles y jueves
de 17:30 a 20:30 h.,
Martes y jueves de 11 a 14 h.

Visitas informativas:

Miércoles a las 20:30 h

Estamos en:

C/ Torrenueva 32, 1º
50003 Zaragoza

976 302 078

Casos

Centro Quiropráctico Centro Quiropráctico Centro Quiropráctico Centro Quiropráctico Centro Quiropráctico Centro Quiropráctico

Embarazadas

La Quiropráctica es para todos y siempre funciona. No aparece como un tratamiento de patologías o de dolores, sino como un método natural que potencia nuestra salud. Así de sencillo. Todo el mundo debería chequearse la columna vertebral y recibir ajustes para funcionar con un sistema nervioso sano y libre de interferencias. No hay límite ni de edad, ni de condición. La quiropráctica simplemente te da salud, y ofrece la opción de vivir a pleno rendimiento.

El embarazo es el mayor momento de cambios para una mujer. Su cuerpo se transforma día a día para albergar al bebé cada vez más grande y más desarrollado. Durante el embarazo hay más laxitud ligamentaria, los ligamentos que sostienen nuestras articulaciones son más elásticos y los movimientos más flexibles debido a la producción de la hormona relaxina. El organismo de la madre trabaja para dos seres, y por eso es fundamental que su sistema nervioso funcione al 100% estando libre de interferencias. ¿Qué mejor manera para cuidarse que hacerlo de una forma natural? La columna vertebral y la pelvis de la futura madre sufren muchos cambios a medida que el embarazo avanza y con ello aumenta el riesgo de interferencia en el sistema nervioso. Cuando el quiropráctico, a través de los ajustes, equilibra los huesos de la pelvis y el sacro, el útero puede agrandarse simétricamente a medida que el niño crece.

Si los huesos de la pelvis no están bien alineados, o están subluxados, esto afectará directamente al útero y el bebé no podrá colocarse correctamente para el momento del parto produciéndose un “encierro intrauterino”. Si el bebé tiene la posibilidad de colocarse correctamente para el parto, tendremos partos más seguros, más sencillos, menos costosos y más rápidos, lo que se traduce en menos cesáreas, más partos naturales, una mayor satisfacción para la madre y menos sufrimiento para el bebé. Un tratamiento quiropráctico reduce las posibles molestias derivadas del embarazo (ciáticas, cefaleas, nauseas, cargas musculares…), mejorará la posición de tu hijo en el útero (la llamada posición cefálica) y disminuirá considerablemente el tiempo de parto.

Algunas dudas frecuentes:

¿Por qué, si es tan importante un cuidado quiropráctico durante el embarazo, mi ginecólogo no me ha dicho nada?

En España la quiropráctica todavía es una gran desconocida. Sin embargo cada día más doctores en medicina y otros profesionales de la salud nos derivan pacientes y cuentan con nosotros. Desde nuestro centro apostamos por una divulgación preactiva de la quiropráctica y apoyamos a las universidades que imparten esta disciplina en nuestro país.

¿Cómo me va a ajustar el quiropráctico si estoy embarazada?

El quiropráctico aplica a cada persona, según su condición y sus circunstancias personales, el ajuste que considera necesario y en las posturas correspondientes. Obviamente en las embarazadas los ajustes se realizan de una forma cómoda, segura y efectiva, tanto para ellas como para los bebés.

¿Me aliviarán los ajustes los síntomas típicos del embarazo?

La quiropráctica no aparece como un tratamiento para los síntomas típicos del embarazo, pero estimulará tu sistema nervioso para que tanto tú como el bebé, podáis desarrollaros y tener la mejor salud posible. Muchas de las sensaciones típicas (ciáticas, migrañas, náuseas…) se verán paliadas por un buen funcionamiento de tu organismo. Ten un embarazo sano y disfruta de ello.

Comparte este artículo:

Sigue nuestro blog o nuestros perfiles de facebook y twitter, y encontrarás consejos y utilidades para descubrir todos todos los beneficios que puedes conseguir disfrutando de tu vitalidad

¿No encuentras algo?

Prueba en nuestro buscador, escribe en el formulario la información que necesitas: