Horario de consulta:

Lunes, miércoles y jueves
de 17:30 a 20:30 h.,
Martes y jueves de 11 a 14 h.

Visitas informativas:

Miércoles a las 20:30 h

Estamos en:

C/ Torrenueva 32, 1º
50003 Zaragoza

976 302 078

Blog

testimonios_02
Publicado el 10 Jul 2015

Calor de verano

Llega el verano. Y no un verano normal, no. Un verano que ha llegado con fuerza de grados, con un calor axfisiante y unas temperaturas que hacen que hasta los helados se derritan y se conviertan en chocolate a la taza. Así es Zaragoza, un lugar de contrastes y de temperaturas extremas. Y es en esta época estival cuando muchas veces tenemos tiempo para cuidarnos, para preocuparnos por nuestra salud o por revisar aquello que durante el resto del año no hemos podido hacer.

Muchos estudios demuestran que cuando uno tiene una capacidad de adaptación óptima, es más fácil que los agentes externos no nos afecten hasta el punto de incapacitar nuestra vida normal. Puede hacer calor, sí, pero eso no quiere decir que no podamos ir a nadar, que no podamos salir a las primeras horas a caminar o que no podamos disfrutar de lo que el verano nos ofrece. Pero para eso hace falta estar al máximo de nuestras posibilidades, y tener energía y salud.

El sistema nervioso es el sistema más importante que tenemos porque controla al resto de sistemas. El cerebro se prolonga por la médula espinal y esta a su vez se subdivide en miles de nervios que van a cada sistema y a cada órgano de nuestro cuerpo para que funcionemos como una máquina de increible precisión. Y esta médula espinal, este gran cable eléctrico, queda protegido por un caparazón óseo, por la columna vertebral. Las vértebras trabajan como un gran equipo, permitiendo al cuerpo tener estabilidad, permitiendo que nos podamos mover, agachar, saltar, correr y hacer todo tipo de movimientos. Pero cuando las vértebras se subluxan, se posicionan de una forma incorrecta y presionan dicho cable eléctrico es cuando empezamos a no poder trabajar de forma correcta y cuando el organismo empieza a quejarse.

El verano es un gran momento. Tenemos vacaciones, disfrutamos del aire libre, de la montaña, de la playa y de la familia y amigos. Es un momento para escuchar a nuestro cuerpo y ponerlo a punto para el resto del año. Por eso os animamos a cuidaros y a chequear vuestra columna. Es un buen momento para disfrutar de las vacaciones y para disfrutar de un organismo que rebose vitalidad y optimismo.

Disfrutad de ese sol. Y de todo lo que queráis.

Comparte este artículo:

<< | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | >>

Sigue nuestro blog o nuestros perfiles de facebook y twitter, y encontrarás consejos y utilidades para descubrir todos todos los beneficios que puedes conseguir disfrutando de tu vitalidad